0 0
Tiempo de lectura:8 Minutos, 20 Segundos

La pobreza y el desempleo son las grandes preocupaciones de los argentinos

El análisis socioeconómico de la Argentina, exhibe una situación que lejos está de ser normal, al menos desde los indicadores estadísticos: un nivel de desempleo que sigue manteniéndose en niveles no muy altos, con tendencia a la suba en este último semestre, y que se encuentra en el orden del 7,7 por ciento; y a su vez, el índice de pobreza que cada vez preocupa mas y alcanza el 55,5% de la población.

Según estimaron datos del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), al extrapolarlo, esto implica que alcanzó a unas 25 millones de personas, de las cuales el 17,5% (8 millones) se encuentra bajo el umbral de indigencia.

Entre Diciembre y Abril, la caída de los salarios fue de alrededor del 14%, aunque en Mayo, hubo un leve rebote.
En el documento denominado “Evolución del Trabajo en Argentina” de Junio 2024 publicado por el Centro RA de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, según los datos provistos por el INDEC para el primer trimestre del 2024 sobre empleo, actividad e ingresos, se revela un deterioro significativo de las condiciones sociales de la Argentina.

En estos momentos, estamos frente a un récord de personas que tienen trabajo pero son pobres ya que sus ingresos familiares no alcanzan a cubrir una canasta de bienes y servicios básicos.

Se trata de un fenómeno que se incrementó en los últimos años y aumentó significativamente en el último semestre. Si se toma como comparación el año 2017, los ingresos promedios de las personas ocupadas cayeron casi un 40%, y 14% de los cuales fueron este último semestre.

Los altos índices de inflación que se vienen dando desde el final del gobierno de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y el ministro de economía y ex candidato presidencial Sergio Massa, que tuvieron un pico en los meses de Diciembre y Enero, catapultaron a cientos de miles de personas a la pobreza y a la indigencia.

Hoy en día, tener un empleo no garantiza que uno no vaya a ser pobre. Si se genera un contexto de baja de inflación y reactivación económica, como cree el gobierno, la proyección de la pobreza estaría en un piso cercano al 38%/40% y la indigencia del 12% hacia finales de año. Si no se da la reactivación, los porcentajes seguirán rondando el 50%.

Por este motivo, es que la principal mutación en las preocupaciones de la sociedad, han pasado de ser, el de la inflación (un logro del gobierno libertario), a la pobreza y la desocupación.

El nivel del empleo está en niveles similares al momento de la salida de la pandemia (tercer trimestre del 2021). Correlativamente, la tasa de desocupación crece proporcionalmente más que lo que desciende la tasa de empleo y actividad.

Los datos de la facultad de Económicas, marca que “actualmente hay 265.950 nuevos desocupados en nuestro país. “Es alarmante observar el crecimiento de 32.4% de desocupación entre el cuarto trimestre de 2023 y el primer trimestre de 2024, que nos deja con una totalidad de 1.088.000 desocupados en total. La relación de la tasa de empleo es inversamente proporcional con la tasa de desocupación. Mientras la primera va en caída, la segunda tiende a aumentar”.

La última medición advierte que 404.000 personas dejaron de estar ocupadas, lo que corresponde a un descenso de 3 puntos entre el cuarto trimestre de 2023 y el primero de 2024. Esto se relaciona directamente con los 265.000 desocupados que mencionamos anteriormente. Los 139.000 restantes se convirtieron en subocupados demandantes.

Para comprender la caída del empleo y su impacto en el nivel de ingresos debemos prestar atención a las ramas donde se han registrado los mayores descensos. El rubro de la construcción fue el mas afectado y acumula el 42.7% de los empleos perdidos. Este sector concentra altas tasas de precarización e informalidad. Entre las causas que explican la caída de este rubro en particular se encuentra la paralización de la obra pública.

Desde el Poder Ejecutivo confían en que la puesta en marcha del Régimen de Incentivos para las Grandes Inversiones (RIGI), los empresarios del sector comiencen a desembolsar fondos para desarrollos productivos en la Argentina. Allí, el gobierno cree que puede llegar a crear obra privada en lugar de la pública, y para eso es que apuesta al blanqueo de capitales.

Con este combo de flexibilización impositiva, aduanera y cambiaria, se busca incentivar a las compañías, para que inviertan más de US$ 2000 millones en Argentina.

El viernes, Caputo anunció que van a contemplar dentro del proyecto, aquellas inversiones desde la construcción del denominado “pozo”. Los desarrolladores inmobiliarios también piden que se tengan en cuenta las propiedades usadas, para tratar de mover el mercado.

El levantamiento del Cepo Cambiario es fundamental. Por eso es que los mercados se mantienen en alerta y presionan para que no solo esto suceda lo antes posible, sino para que se de un salto devaluatorio de alrededor del 20%.

Los sectores productivos que siguen en cantidad de empleos perdidos son los de comercio y servicios financieros e inmobiliarios, que están directamente relacionados con la capacidad de consumo y el poder adquisitivo de las clases medias y trabajadoras.

Finalmente, se debe tener en cuenta que a fines de 2023 ya teníamos un 34.9% de ocupados bajo la línea de la pobreza, indicador que se mantiene en alza debido al aumento de la canasta básica total.

La situación social en el país es realmente alarmante. Milei tuvo un intercambio con el ministro de economía, porque cree que es hora que la gente deje de sostener el ajuste. El sostén en su base de apoyo, comienza levemente a mostrar fisuras.

Las encuestas indican que un tercio de los votantes de Milei son adherentes críticos. Ahí es donde está la base de quienes apoyan al PRO.

Mauricio Macri evaluó junto a su equipo de colaboradores mas cercanos, que el plan de gobierno libertario tiene muchos defectos, y no ve esfuerzos para cambiarlos.

La pelea con Patricia Bullrich fue la excusa perfecta para despegarse del gobierno y advertir que si bien apoyan, no son parte del mismo como pretende la ministra.

Todo comenzó cuando Bullrich creó un propio espacio en la Provincia de Buenos Aires junto al intendente de Tres de Febrero Diego Valenzuela y su esposa (Daniela Reich), que presidía el partido, al que denominaron ProLibertad.
Inmediatamente Macri hizo que Ritondo vacíe el Partido y llame a elecciones. Bullrich echó a su segundo Vicente “Tito” Barreiro (cercano al presidente de bloque), y Macri contraatacó.

El “calabrés” bajó 5 medidas para desmarcarse. Dio luz verde para que salga a la luz el informe de la Fundación Pensar que preside María Eugenia Vidal, mandó a su primo Jorge a reclamar por la coparticipación, él mismo le reclamó al gobierno que cumpla con la ley, e hizo firmar a los diputados por un proyecto de ley para que esto suceda.
Ritondo presentó un proyecto de resolución para pedir que el Gobierno cumpla la cautelar de la Corte que lo obliga a aumentar la coparticipación federal a la Ciudad.

Entre los 22 firmantes del PRO hubo dos figuras que se identificaban con Bullrich: Silvana Giúdici y Gerardo Milman. Este último no le perdona que le haya soltado la mano en el tema de “Los Copitos”.

Milei le ordenó a Bullrich que baje los decibeles porque esta pelea no lo favorece. Francos le dijo al Presidente que el alto perfil de la ministra pone en riesgo los acuerdos. El Jefe de Gabinete nunca tuvo una buena relación. Bullrich hace lo de siempre. Bullrichismo puro. Esta vez influenciada por Santiago Caputo. Por ahora no va a romper el bloque porque esto no solo mostraría su debilidad, sino porque podría dañar la relación que hay con el PRO en el parlamento. Solo por ahora.

El ex presidente está esperando un mensaje de Milei para asistir al acto del Pacto de Mayo. Por ahora Macri no piensa ir. Esta en Londres disfrutando de Wimbledon. Durante el día de hoy será la negociación final. O vuelve a Tucumán, o se encamina rumbo a España a ver a sus amigos del Partido Popular.

El único ex presidente confirmado, es Adolfo Rodríguez Saá, quien estuvo solo 7 días como presidente interino, y se fue escondido en el baúl de un auto desde la residencia de Chapadmalal, por las protestas que había en las inmediaciones de la misma, rumbo a San Luis en donde comunicó la renuncia.
Milei, se sigue bañando de clamor popular, y luego del Pacto en Tucumán, encabezará el desfile militar por la Avenida Libertador.

Mientras tanto, Karina Milei sigue con su objetivo, que es el de seguir avanzando en la obtención de la personería jurídica en el distrito que concentra el 37% del electorado nacional. La misma podría conseguirse entre agosto y septiembre.

Tan entusiasmados están, que a fin de mes, el presidente desembarcará en un acto en La Matanza, en momentos en donde Fernando Espinoza está en caída libre por la confirmación del procesamiento de abuso sexual contra su ex secretaria.

Karina, comienza a rediseñar su estrategia para las elecciones del año próximo, y estará acompañada por Sebastián Pareja y “El Profe” Espert, a quien el presidente lo quiere como cabeza de lista.

Mientras tanto, el peronismo pareciera ser que por ahora no tiene líder ni rumbo. Sergio Massa, comenzó a moverse para ser él, quien encabece la lista de diputados en la Provincia de Buenos Aires.

Muchos le reconocen que el haberle dado aire a La Libertad Avanza en los municipios de la Provincia, no solo permitió recuperarlos, sino que en aquellos que no pudo, quedaron en mayoría en los concejos municipales.

Massa habla con Kicillof y también con Cristina. No quiere ser parte de esta nueva interna, y pretende como siempre, seguir teniendo el mote de “inflamable”. Como dicen los pibes, “no me quemes”.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%